Columnas  /  Columnas

DE PODER A PODER

Guillermo Garduño Ramírez

0
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
ENTRE JC CHAVEZ Y EL EJERCITO CONTRA EL NARCO

lunes, 21 de mayo de 2007
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
La frase

El tema de Julio César Chávez, es buenísimo. Diego Luna debió documentarse más.

CONSEJA POPULAR

SUPERTIP: Hay que estar al pendiente. Habrá cambios en el PRI. La avanzada parece estar dada con Manuel González Espinosa , quien apenas el viernes pasado asumió el cargo de secretario general adjunto a la presidencia del Revolucionario Institucional.

El Instituto tricolor, tiene que avanzar en nuestra entidad.

TIP: ¿Sabía usted que eran solamente 59 los maestros que seguían a Luis Zamora? Por cierto, su desistimiento para crear un nuevo sindicato es un hecho.

No dude usted que en los próximos días aparezca con un cargo en alguna secretaría.

Cargo menor, desde luego.

JULIO CESAR CHAVEZ, LA PELICULA

Hacía algunos ayeres que no acudía al cine. Me llamó la atención la ópera prima de Diego Luna por el tema, Julio César Chávez.

El “César del boxeo” era un buen tema, pero se quedó en ópera prima del charolastra.

Le faltó alma, vida y corazón.

El documental versa sobre la vida de Julio César Chávez, pero hay omisiones trascendentes, que sin duda dejan lagunas enormes.

Si bien se le quiso dar una connotación política a la vida deportiva de Chávez, le faltó el ingrediente real, el del ser humano y su circunstancia.

Al principio hay un mensaje de Julio César, muy joven, al lado de su primera esposa, Amalia Carrasco (en la ciudad de México, ayer, en un diario especializado, la crítica señala que “salió con una señora”) recomendando a las futuras generaciones que mejor estudien y que no se dediquen al boxeo.

La omisión es en el sentido del nombre de la señora, del nombre y aparición de la segunda esposa y comadre, de la hija de Chávez que tuvo con ella, quien era esposa de uno de sus sparrings , que precisamente fue ultimado en las afueras del hotel Holiday Inn de Metepec, que durante la mayor parte de la carrera del boxeador fue su sede para entrenamientos . Obviamente omiten Toluca, su Nevado y hasta la casa que aún mantiene Chávez en las cercanías del estadio Nemesio Diez.

Se omiten también presencias significativas como la de don Cristóbal Rosas, su manager, de su preparador físico, porque Chávez fue de los primeros en tenerlo , de su representante, coludido con el narco.

Ignoraron también a su tío, el fundador del trío Los Tres Ases, aunque aparece una fotografía, sin mayor señalamiento.

Y es que Toluca, Metepec, el Nevado, el Agustín Millán fueron los lugares que le dieron gran condición física al campeón.

Lo recuerdo en sus inicios, en sus entrenamientos matutinos a partir de las cinco de la mañana sobre Paseo Tollocan . Sus enojos, las entrevistas, algunas de ellas en el restaurante Toks de Pino Suárez, transmitidas directamente a través de radio, sus gustos, sus manías, la decisión sobre el listón rojo a usar ante la pelea con Edwin el “Chapo” Rosario, cuya madre, se dijo en su momento, le encantaba la brujería.

Su mamá, algún taxista de Culiacán, Bob Arum. Don King, Mike Tyson (quien hizo esperar tres horas a su entrevistador Diego Luna, con el argumento de que le estaban planchando su traje, mismo que lució totalmente acharolado) son quienes hacen la narración, al igual que Carlos Salinas de Gortari , quien no tiene empacho en decir que se fue en helicóptero de Los Pinos al estadio Azteca para ver los entrenamientos de Julio con miras a la pelea en que llenó el estadio e impuso récord Guinness . Hoy, los medios se hubieran comido vivo a Salinas de Gortari, por el mal uso del helicóptero.

También participa el escritor José Agustín, desde su casa en Cuautla.

La historia boxística, si está relatada, aunque no detallada con datos como los siguientes:

Los doce ex campeones que confrontó Chávez para imponer su ley en las 140 libras son: Roger Mayweather, Meldrick Taylor (a quien venció en los últimos 30 segundos de una pelea a 12 rounds, con una derecha que salió desde Culiacán y se impactó en la quijada del norteamericano),Lonnie Smith, Héctor “Macho” Camacho, Greg Haugen (con quien impuso el récord Guinness),Terrance Ali, Frankie Randall, Tony López, Giovanni Parisi, Oscar de la Hoya, Joe Gamache y Miguel Ángel González.

Con Taylor y Randall celebró dos combates.

Julio César Chávez es el boxeador definidor antes del pacto del combate número once de la historia del boxeo con 90 nocauts (115 combates).

El primero es Archie Moore con 143 (234 peleas), Young Stribling 126 (285 combates), Billy Bird 125 (215 combates), George Odwell 114 (205 peleas), Ray Robinson 109 (201 peleas), Sandy Saddler 103 (162 combates), Sam Langford 102 (214 combates), Henry Armstrong 99 (174 combates), Jimmy Wilde 98 (153 combates), Len Wickwar 93 (465 combates), Julio César Chávez 91 (115 combates), Jock McAvoy 91 (146 combates), Fred Galiana 91 (154 combates), Alabama Kid 91 (165 combates)

Y aunque usted no lo crea: por promedio de combates realizados Chávez supera a todos estos colosos del pugilismo especialistas del nocaut.

Imagínense, ¿qué clase de campeón único es el mexicano? Y ni así, lo menciona la legendaria revista The Ring , de Nat Fleisher por la cual los fanáticos todo lo porfían y es poca la verdad que leen…¡Esto no es fama, son hechos¡

Estas proezas de Julio César Chávez, no causan a nadie extrañeza, es el boxeador de la historia del pugilismo de los 25 que han ganado tres, cuatro o más campeonatos en diferente peso que mejor sustenta en su registro de profesional los múltiples cetros.

Los demás han sido dominantes en una categoría y en las otras, aves de paso. Chávez fue de acero en las tres divisiones que gobernó.

En fin,una ópera prima, que nos quedó a deber.

EL EJÁRCITO ¿INSTRUMENTO MILITAR O ELECTORAL?

Desde un punto de vista militar y policial, la guerra que Felipe Calderón, Presidente de la República, declaró contra un enemigo no identificado, ha mostrado más fracasos que aciertos, más bajas oficiales que de los adversarios.

Observada desde un ángulo político , la batalla contra el crimen organizado ha generado más críticas que adhesiones, más suspicacias que certezas.

En lo militar, quizá influido por tantas películas bélicas de Hollywood, un ciudadano común supondría que los servicios de inteligencia presentaron informes detallados de movimientos, territorios, guaridas, modos de operación, armamento y proveedores, códigos de comunicación, fotografías vía satélite, grabaciones telefónicas, infiltrados, triangulaciones financieras, campos de producción, entre otros datos que darían efectividad a los embates contra los criminales, y no como se ve, sólo efectos especiales.

A la luz de lo que ocurre, se alimenta la sospecha de que sin un trabajo de inteligencia cuidadoso, el Presidente Calderón escogió un rival invisible, escurridizo, poderoso, que desafía y ha perdido el respeto por cualquier nivel de autoridad.

A esto contribuyen nuestros hábitos institucionalizados de no perseguir el delito, de alimentar la impunidad, de dejar libres a los culpables y no dejar que cicatrice la herida abierta en la confianza ciudadana.

Los mexicanos, jocosos y siempre dispuestos a reír a costillas del poderoso, empiezan a dudar de la autenticidad de la propia guerra.

La suspicacia penetra cada vez más hondo en la imaginación colectiva, tantos crímenes pueden ser provocados con el simple pretexto de intervención en la soberanía de los estados, con intenciones completamente alejadas de eliminar el tráfico de drogas.

Espectacular en términos mediáticos y sensacionalista en función de que logra impactar favorablemente en la opinión extranjera, los analistas y actores políticos han comenzado a dudar de la imparcialidad del Ejército por prestarse a una lucha, que si bien es instruida por el Jefe Máximo de las Fuerzas Armadas, coincide con blancos político electorales, sean estos procesos para cambiar gobernadores, alcaldes o diputados locales.

Acaso, ¿el Ejército se ha convertido en un instrumento electoral?

Para aprovechar esta circunstancia, basta confundir crimen organizado con lucha antinarcóticos.

El clima de inseguridad no sólo se genera por la producción, venta y consumo de drogas.

La inseguridad cotidiana tiene raíces más hondas y más amplias. Sin embargo, inducir la confusión de que la lucha es por restablecer el orden y la seguridad pública, genera dividendos político electorales.

El pueblo no alcanza a discernir entre lo que le afecta directamente y lo que cree legítimo, la lucha contra el mal, la eliminación de criminales, el encarcelamiento de los malosos, aunque estos delincuentes jamás le van a robar su casa, asaltar en la calle, quitarle su auto.

Gobernador que permite la entrada del Ejército a sus calles, es un político derrotado, a menos que pertenezca al PAN, el partido de Calderón, porque la presencia del ejército crea un clima de búsqueda de la seguridad pública, aunque esta no llegue.

Hoy pueden preguntarse por todos lados, las muertes son por su origen producidas conforme a un guión, son ficticias en los enfrentamientos o provocadas para sembrar terror; las muertes pueden ser reales, es decir, son cadáveres los que se levantan, el problema es quién los asesina, el narcotráfico o el Ejército, el crimen organizado o los policías.

Hasta dónde es creíble que el narcotráfico esté interesado en una guerra que distrae recursos y no esté preocupado por su propio giro, las ganancias exhorbitantes por la venta de estupefacientes.

Si el crimen organizado quiere desestabilizar al país, por qué mandar matar guaruras de políticos cuando puede eliminar a los propios políticos o personajes de renombre.

¿Quién gana amenazando a todos los gobernadores priistas? ¿Quién conoce a un Gobernador que durante su mandato haya obstruido la producción, tráfico y venta de drogas en su entidad, e incluso, cuántos gobernadores se habrán salvado de utilizar recursos del crimen organizado para sus campañas? Para pronto, ¿por qué no castigar a los criminales aquí en lugar de esperar a que sea la justicia estadounidense la que los llame a cuentas?

Si la utilización del Ejército va contra su imagen, deben regresarlo a los cuarteles y a las tareas de auxilio a la población, la lealtad de las fuerzas armadas es con la nación, no con una fracción o facción.

El Ejército tiene mucho que perder, vidas, prestigio y honor. Es importante ver que hacen otros ejércitos.

La superioridad militar de los norteamericanos no sólo tiene su cimiento en las sumas impensables de gasto, también se basa en cuanto a su potencia de fuego, equipo, municiones y personal, también se levanta sobre su proyección de fuerza más allá de sus fronteras, también se soporta en la mejora tecnológica, pero hay un factor de mayor trascendencia, el uso de la inteligencia.

La inteligencia es una combinación de sofisticadas capacidades de vigilancia, infiltración, monitorización e interpretación.

La inteligencia de alta calidad es la versión estadounidense del siglo XXI de las tropas enormes.

Han reemplazado la masa en el campo de batalla con el conocimiento y la precisión.

Con todo y el 11 de septiembre, sigue siendo una fuerza hegemónica.

Las guerras del futuro -sino es que no ya son presente- serán en gran parte conflictos no convencionales, no tradicionales, con armas y objetivos no convencionales y libradas contra enemigos no convencionales, no naciones sino redes clandestinas, no basadas en la geografía sino en la ideología y en las finanzas.

No tenemos en México un mapa para ubicar las regiones de caos. De nada sirve inundar con efectivos militares del Ejército, sino saben contra quién van.

Si la guerra contra el narcotráfico es auténtica se necesitan resultados más que promoción, inteligencia más que emoción, conocimiento más que valor, precisión más que coraje.

La duda está en el aire.

Nos leemos en: www.poderedomex.com y nos escuchamos a partir de las 7:00 de la mañana en la primera emisión del noticiario “Al Instante estado de México” primera emisión, a través de Radio Capital.

Comentarios: depoder@mail.poderedomex.

com y guigar1113ster@gmail.com

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Perfil del Autor

Fiel seguidor del acontecer mundial, pero sobre todo estatal. Abogado de profesión, reportero de vocación y toluqueño de nacimiento; ha sabido conjugar sus cuatro pasiones, (la otra es el futbol) y con gran agudeza retrata los aconteceres del edomex