Columnas  /  Columnas

DE ANÁLISIS Y REFLEXIÓN

Eduardo López Sosa

+4
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
EL SISTEMA REPRESENTATIVO

lunes, 8 de diciembre de 2008
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font

“Ningún hombre puede ignorar

que tiene que morir, ni debe

estar seguro de que no puede

ocurrir este mismo día”

CICERON

El sistema representativo es un uno de los seis principios básicos o decisiones fundamentales; que son estructura, base y contenido fundamental de la Organización Oolítica del Estado Mexicano, sobre los cuales descansa nuestro sistema jurídico constitucional, por lo tanto, estas decisiones fundamentales no pueden ser reformadas por un congreso ordinario, pues como bien señala Jorge Carpizo: “La constitución de un Estado esta integrada por decisiones fundamentales, en conjunto, y no pueden ser tocadas por los poderes estatales”.

Es en ese sentido que, el artículo 40 de nuestra Carta Magna de 1917 establece que: “Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática, federal compuesta de Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior; pero unidos en una Federación establecida según los principios de esta ley fundamental”.

Así entonces, este articulo indica que como forma de gobierno tenemos al Régimen representativo precisamente al disponer: "Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa”.

Este artículo expresa entonces que el pueblo, en ejercicio de su soberanía; construye la organización política que desea darse y la forma de la misma, ya que si bien es cierto, nuestro sistema es democrático, y la democracia es entonces, el gobierno de “todos” para beneficio de “todos”, luego entonces debemos de comprender, por simple lógica, que no es posible que en las grandes colectividades, participen todos por igual en las funciones de gobierno.

De ahí que el pueblo, en estricto uso de su soberanía, designe o elija como representantes a los que quiere que lo gobierne; aunque eso sí, con la participación directa del pueblo en la designación de aquéllos, ahora bien, cabe señalar que en los gobiernos de régimen representativo, la designación de mandatarios puede hacerse en dos formas: una directa e inmediata por parte del pueblo, y otra indirecta, es decir, a través de intermediarios.

De cualquier forma será, como dice Heller, citado por Jorge Carpizo: “La representación es una institución subordinada en forma absoluta al pueblo”.

Sin embargo, habrá que precisar que el sistema representativo fue ideado ante la imposibilidad de ejercer físicamente el gobierno directo; de tal manera que, a través del sistema representativo el Pueblo está presente en las sesiones de los órganos legislativos ¡por conducto de los diputados! que el pueblo mismo eligió, por lo tanto, los diputados son los genuinos representantes del pueblo, y no sólo de un distrito o región, pues la circunscripción territorial esta diseñada solamente para ordenar el sistema electoral y no para constreñir la representación popular a una parte mínima del territorio, ya sea éste nacional o estatal.

La teoría clásica de la representación, indica que en la historia constitucional de México los diputados representan la nación; pues simbolizan la voluntad nacional y ejercen la soberanía, que es indivisible, en tal sentido, el diputado tendrá que sacrificar los particulares intereses personales o los de su distrito pero ¡sobre todo a los de su partido! o los supremos intereses nacionales.

Por otra parte, Mario de la Cueva afirma que los poderes ejecutivo, legislativo y judicial no son representantes de la nación; porque su actuación se limita a la aplicación de las leyes, por ello, en congruencia con lo expresado, al hablar de representantes, lo hago sólo, en lo que se refiere a las cámaras de diputados y a los ayuntamientos que, además, son los órganos en donde el principio democrático de nuestro sistema político reconoce la pluralidad política de la sociedad mexicana, en estos órganos, legislativos los primeros y de gobierno los segundos, se da la interacción y el debate político entre mayorías y minorías electorales ya que, debido a la reforma política de 1963 que constitucionalizó a los partidos políticos, se estableció, además el sistema de diputados de partido, por lo tanto, en nuestro sistema existen en la integración de estos órganos, dos principios: el de la mayoría relativa y el de la representación proporcional.

Esta integración permite una mayor riqueza en el debate a partir del intercambio de ideas de las diversas fuerzas políticas representadas; ahora bien, lo que no se debe olvidar nunca es que, es la mayoría la que decide, pues el pueblo, en uso de su soberanía, decidió con su voto cuál corriente o que grupo de personas deben ser mayoritaria, esto quiere decir que la única voluntad permanente e inapelable en nuestro sistema político es la del pueblo, a cuyo juicio deben someterse los partidos políticos.

De este modo, los partidos políticos en México deben desechar la idea de que los espacios de representación popular de mayoría relativa y de presentación proporcional; son espacios exclusivos permanentes, pues hoy la competitividad electoral es más intensa y con el perfeccionamiento del sistema electoral las posibilidades para alcanzar la mayoría son mínimas.

La sociedad mexicana es plural; es a ella a la que hay que apelar para que por la vía de la legalidad decida su mejor opción.

Por último, bien vale señalar que la mística que animó la creación del sistema de representación minoritaria; fue la de facilitar a la oposición el acceso a las cámaras de diputados y de senadores, así como a los ayuntamientos; a dar cauce legitimo a los partidos minoritarios para preservar el sistema político y dar permanencia y seguridad a la sociedad mexicana.

DE LAS COSAS DEL FUTBOL

QUE BONITO ES EL FUTBOL, CUANDO SE JUEGA BONITO.

El fútbol es un deporte competitivo, y como toda competencia entre dos, siempre debe de haber un ganador y un perdedor; ahora bien entre varios competidores en un torneo, siempre debe de surgir un campeón, y este por obviedad debe de ser el mejor, el que durante varias jornadas, se haya significado por su actuar, con triunfos y con mantenerse siempre líder de la competencia, esta lógica, que por obvia parece una “verdad de perogrullo” , pues resulta que en el fútbol mexicano esto no existe, no se da, es decir, casi nunca resulta campeón el mejor.

En el fútbol mexicano, solo se puede ver buen fútbol en las “liguillas finales”; sobre todo desde que se juegan los “famosos” torneos cortos, en donde ocho equipos que calificaron a este mini-torneo, en cada partido, ahora si luchan por alcanzar el triunfo y con ello el título, luego entonces en esos partidos si hay calidad, se ve profesionalismo, se ve buen fútbol, y como los dueños de los equipos de fútbol solo ven el “negocio” , y solo nos dan buen fútbol en las “liguillas”, a manera de reflexión y recomendación, entonces los aficionados al fútbol, debemos hacer lo mismo que ellos, solo asistamos a los estadios o veamos por televisión, partidos de “liguillas”, porque los demás partidos del los torneos del fútbol mexicano, ¡son basura!.

 

Comentarios

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Perfil del Autor

Doctor en Derecho, magistrado del Tribunal de lo Contencioso Administrativo.