Horrores Educativos

 

 

David Díaz 

+23
Votos
Nota Aburrida
Nota Interesante
Sin categoría

jueves, 7 de septiembre de 2017
Comparte esto en Facebook
Comparte esto en Twitter
Comparte esto en Digg
Enlarge Font
Decrease Font
Estoy seguro de que alguna vez habremos escuchado que tal o cual persona son “una verdadera dama” o “un caballero en la extensión de la palabra”; seguramente hablamos de personas cuyo Don de gente, trato amable y honestidad les ubican como seres que ofrecen un poco más que el promedio de los seres humanos.

Estamos hablando de personas cuyo talante es innegable y ofrecen algo que en sociedades como la nuestra acaba por perderse, categoría.

Y en esto, estimados lectores, nada tiene que ver el que una persona tenga un grado académico alto u ocupe un cargo jerárquico importante; bien versa el adagio, “aunque la mona se vista de seda, mona se queda.”

Con demasiada frecuencia encontramos personas que, lejos de mostrarse humildes en el poder, asumen posturas arrogantes porque por supuesto que su “sapiencia” les hace saberlo todo y se sienten infalibles ante los vientos de la congruencia o el sentido común, triste mal que aqueja a nuestro país en prácticamente todos los ámbitos de trabajo: lo mismo en una empresa de bajo perfil, que en una transnacional con sucursales por todo el mundo; igual en la tienda de la esquina que en el centro comercial de lujo; incluso en espacios educativos cuya razón de ser se violenta por actitudes de esta naturaleza.

Quien tiene categoría no es una persona estirada, puesto que cultiva el respeto; esto significa demostrar respeto a todos, incluyéndose.

Procura ser cortes con otras personas y refleja un interés genuino por ellas. Quien tiene clase siempre da la cara y no se anda con rodeos, si tiene algo que decir, lo hará asertivamente y lo dirá de forma tal que el interlocutor no tendrá más que aceptar el dicho y tomar las decisiones que correspondan.

Tristemente, encontramos con cada vez mayor frecuencia que los individuos se embriagan de poder y son capaces de despreciar lo que sea y a quien sea, bajo el histórico “porque lo digo yo” que tanto daño ha hecho a la humanidad desde tiempos remotos.

Los hombres y mujeres que han trascendido en la historia, han reconocido que tienen áreas de oportunidad y se han dejado llevar por quienes buscan un bien mayor; no por aquellos que buscan un bien menor o piensan solo en sí mismos.

No todo lo que brilla es oro y el tiempo acaba por poner en su sitio a todos y cada uno de nosotros; no hay nada que se pueda hacer frente a eso llamado “karma”, que puede ser cuestionable o no, pero de que existe, créanlo, existe.




horroreseducativos@hotmail.com

 

Opina sobre este artículo

PODEREDOMEX agradece cada una de las opiniones vertidas en este sitio. Gracias a la entusiasta participación de lectores como usted que hace valer su voz este portal informativo tiene un valor preponderante. Estamos seguros que el Internet es una herramienta formidable para ejercitar la libertad de expresión y servir como medio de legítima denuncia, crítica y opinión. Por el respeto a esta encomienda debemos informarle que PODEREDOMEX no se hace responsable de los comentarios expresados en el portal ya que son total y absoluta responsabilidad de quien los emite.

Nombre   Email  
Título
Opinion

Columnas Anteriores